Localizar fugas de agua en las redes de tuberías con boroscopio

El uso del boroscopio para localizar de fugas de agua permite conocer cual es la causa del problema en la red de tuberías y dar una solución definitiva.

Las fugas de agua supone un gran problema, tanto por el deterioro que produce el agua en las instalaciones y construcciones como por el alto coste económico y social que conlleva su pérdida.

Intervenir rápida y efectivamente es prioritario y gracias a la videocámara para inspección en tuberías y conductos, el profesional puede dar una solución rápida, limpia y económica.

La actuación es muy simple, el profesional tan solo empuja la cámara por el interior del tubo y va realizando el recorrido en busca de problemas como malas uniones, fisuras o roturas en el tubo o cualquier otra que esté provocando la pérdida de agua en la red, una vez localizado, puede conocer la distancia a la que se encuentra mediante la información que le proporciona el odómetro, o también, localizar el punto exacto donde se ubica la cámara si ésta incorpora una sonda emisora para que pueda ser localizada desde un aparato detector específico.

La tubería, tubo o conducto es un contenedor cerrado construido en diferentes tipos de materiales con diferentes formas y diámetros , el boroscopio debe disponer de una sonda resistente (cable de empuje) de la mayor longitud posible, construida en un material suficientemente rígido para hacer avanzar la cámara con iluminación decenas de metros por el recorrido de la red de tuberías y disponer de materiales resistentes a la abrasión y corrosión, así como a la inmersión en agua.

La sonda o cable de empuje está fabricada en fibra de vidrio, lo que aporta la rigidez suficiente para poder empujar la cámara y a su vez la flexibilidad para poder adaptarse a los cambios de dirección que encontramos en el recorrido. El alcance requerido para este tipo de inspección está condicionado al tamaño de la propia red de tuberías pero en todo caso es habitual que tenga varias decenas de metros para realizar sesiones lo más productivas posible.

Entre las funcionalidades necesarias para la localización de fugas de agua se encuentra la grabación de vídeo y captura de fotografías, el equipamiento de odómetro para conocer la distancia a la que se encuentra el problema y la sonda emisora insertada en el cabezal que posibilita el punto y profundidad donde se ubica la cámara, lo que reduce el espacio donde se debe intervenir para la reparación y con ello la rapidez de intervención, las molestias y los costes económicos.

Esperamos que con estas breves indicaciones le ayudemos a darle una orientación acerca de cómo elegir un boroscopio para la detección de fugas de agua y recuerde qué puede consultarnos para resolver sus dudas o consultas.