Teletrabajo como medida para la contención del coronavirus

Ante las recomendación de realizar teletrabajo como medida para la contención de la propagación del coronavirus COVI19, quiero realizar un aporte con este artículo a empresas y trabajadores que no tienen experiencia con esta modalidad de trabajo.

El teletrabajo se entiende como desempeñar las tareas que habitualmente se realizan en la oficina desde el domicilio del trabajador para el caso que nos ocupa. Esta forma de trabajo es posible gracias a la popularización de las TIC tecnologías de información y comunicación.

El diseño de un puesto de teletrabajo debe permitir hacer las tareas que se pueden desempeñar en la oficina. Algunas tareas por cuestiones de recursos técnicos y/o tecnológicos no se podrán llevar a cabo de igual forma, aunque intentaremos encontrar alternativas para poder suplirlas.

Un buen aliado del teletrabajador es el teléfono con conexión a Internet (smartphone) que en sus versiones actuales permiten con facilidad tanto la comunicación síncrona (llamadas, chat, video conferencia) con la asíncrona (correo electrónico, mensajería directa), así como la transferencia de archivos digitales e incluso crear una red wifi privada para conectar a Internet otros dispositivos como ordenadores portátiles.

Los aparatos ofimáticos como el escaneado de documentos se puede realizar con la cámara del teléfono inteligente; el envío y recepción de fax con aplicaciones de ordenador y utilizar la impresión remota para enviar documentos a la empresa.

Son muchas las empresas que ya disponen de telefonía IP y esta ofrece una especial ventaja al teletrabajo por que permite al teletrabajador utilizar el teléfono de la empresa desde un teléfono IP previamente configurado o desde una aplicación de softphone instalada en su smartphone o en el ordenador (PC o portátil).

Al respecto de la organización, el correo electrónico es un recurso muy importante para el teletrabajo. Con el correo electrónico podemos mantener una comunicación ágil con proveedores y clientes.

Un completo gestor de correo electrónico como Gmail de Google permite funcionalidades extras para la organización de los mensajes, vinculación con tareas, aplicación de filtros o la programación de envíos.

Para la edición y gestión de documentos, el paquete ofimático Gsuite de Google permite trabajar con hojas de cálculo, documentos de texto, presentaciones, etc.. y ofrece almacenamiento en la nube suficientes para cubrir las necesidades habituales de trabajo, además de establecer vínculos entre las distintas aplicaciones que lo componen y el correo electrónico de Gmail.

Quizá el apartado más complejo de una empresa que debe aplicar el teletrabajo consistirá en el acceso externo a los recursos, como la consulta de datos o la utilización de aplicaciones informáticas. Si la empresa no dispone de un servidor propio para estas tareas, puede optar como medida de temporal el conectar el dispositivo del teletrabajador con un ordenador de la empresa mediante un software para el acceso remoto mediante una contraseña que genera la aplicación al estilo del popular Teamviewer

Para entrevistas cara a cara, el video streaming que ofrece Whatsapp es muy útil y si necesitas realizar reuniones grupales, Skype o Hangouts de Google permiten esta posibilidad.

Las características de equipamiento y tecnología para el teletrabajo dependen de cada tipología y caso concreto, por lo que se deberá adaptar cada uno de los recursos disponibles y vigilar que el desempeño de las tareas se realiza en un entorno seguro para el trabajador y la empresa.


Imprimir