Los boroscopios más populares para el mantenimiento y la localización de problemas en el interior de las redes de tuberías y conductos utilizan el sistema de cámara empujada.

Este sistema permite inspeccionar largos tramos de tuberías de manera sencilla y rápida, reduciendo al mínimo necesario la ejecución de obra o desmontaje para acceder al interior del conducto.